De Tejero a Trichet passant per Zapatero

octubre 19, 2011

Publicat al Butlletí nº 238 de l’AVV Clot-Camp de l’Arpa

La maquinària neoliberal europea impulsada per socialdemòcrates i liberal-conservadors han consensuat en poc més d’un any el paquet de la governança econòmica que es concreta en el Pacte d´Estabilitat i Creixement, el Pacte dela Reforma Estructurali el Pacto per l´Euro, amb l’objectiu per part de la Comissió i el Consell d’imposar-los a la ciutadania europea per sobre dels parlaments nacionals. L’obligatorietat de que els governs pressentin davant d’aquestes institucions les seves propostes econòmiques d’equilibri i d’ajust pressupostari abans que als parlaments dels estats membre, suposa un veritable cop d’estat a les sobiranies nacionals.

És aquest, l’origen de l’anomenat “reformazo” del govern Zapatero, que prioritza la seguretat de la banca i els interessos dels mercats a costa de l´Estat del Benestar. La dogmàtica obsessió neoliberal pel dèficit cero ha estat elevada a rang de disposició constitucional a l’Estat espanyol. Dictada pel Banc Central Europeu i de nul·la legitimitat democràtica, suposarà agilitzar amb més celeritat el desmantellament de l’estat social.

El fons de la reforma consisteix en modificar l’article 135 de la Constitució espanyola per tal de fixar un sostre de dèficit pressupostari del 0,4 % per a l’estat central i del 0,2% per a les comunitats autònomes. No obstant, cal fer esment de com aquesta reforma constitucional s’ha dut a terme. No només no ha estat una reforma consensuada per la majoria de les forces polítiques, ja que ha estat acordada únicament pels partits majoritaris, el PSOE i el PP, amb l’afegitó de la patètica actuació per omissió de CIU i PNV sinó que ni tan sols ha hagut el debat polític obligatòriament necessari per a una mesura de tal magnitud que hauria d’haver desembocat en un referèndum vinculant, tal com ho reflexala pròpia Constitucióa l’article 167.3. Escudant-se en argúcies legals per les quals els acordants interpreten que la modificació de l’article 135 és de caràcter tècnic, i que per tant, no requereix una consulta popular que la ratifiqui, sinó una simple majoria qualificada del parlament, han furtat el debat i menyspreat la opinió ciutadana tramitant una reforma en unes Corts en funcions, que la immediatesa de l’escomesa electoral del 20 de novembre exigia que fos de caràcter exprés. Per més inri, una reforma que ni tan sols es troba proposada en els programes electorals dels partits que l’han impulsat. Aquesta mesura, sens dubte ampliarà la creixent distancia que existeix a l’Estat espanyol entre governants i governats quan segons les enquestes la classe política representa el tercer problema per a la ciutadania i des del carrer es demana més que mai una democràcia real.

A banda de constatar la nul·la legitimitat democràtica d’aquesta reforma constitucional, és cabdal desmuntar el bloqueig mediàtic neoliberal i entendre que suposarà l’establiment d’un sostre de dèficit com a mesura encaminada a tendir cap l’esmentat dèficit cero. Dues consideracions prèvies són imperatives. En primer lloc, cal constatar que al obtenir rang constitucional, aquesta reforma determinarà profundament les futures polítiques econòmiques, sobrepassant per tant qualsevol consideració de mesura purament tècnica, com així van adduïr PSOE i PP per a evitar la seva ratificació per la via del referèndum. En segon lloc, és una ximpleria tractar de comparar les finances d’un estat amb les d’una família, que tertúlia rere tertúlia va conformant un discurs de consum quotidià que penetra en la opinió de la ciutadania. Però molt més perversa és la voluntat dels cleptòcrates neoliberals de voler gestionar l’estat amb els mateixos criteris que els de l’empresa privada. Aquesta argumentació cau pel seu propi pes ja que eludeix la complexitat, les responsabilitats, i en definitiva, la mateixa essència de l’estat.

Diem que les polítiques econòmiques centrades en la estabilitat pressupostaria i tendents al dèficit cero suposen el desmantellament del estat del benestar per que històricament, des de la firma del Tractat de Maastricht el 1993, i en especial a l’estat espanyol, únicament s’ha contemplat com a via per arribar-hi la reducció de la despesa pública, gran part de la qual és despesa pública social. Això ho demostra el fet que l’Estat espanyol tingui la despesa pública social per habitant més baixa de la UE-15. En canvi, en cap cas s’ha optat per l’altra via possible per a reduir el dèficit i el deute públic que passaria per augmentar els ingressos de les arques públiques mitjançant una política fiscal progressiva per la qual tributessin més els que més guanyen. Això no passa a l’Estat espanyol. Ho demostra una política fiscal profundament regressiva per la qual l’Estat deixa d’ingressar uns 44.000 milions d’euros (en base a la imposició fiscal mitjana de la UE-15) degut a la reducció progressiva de la imposició fiscal a les grans fortunes, a les grans empreses i a la banca, a la desaparició de l’impost del patrimoni i el de successions, i a la reducció del de societats. En els darrers quinze anys, la tributació de les rendes anuals superiors a 300.000 euros ha disminuït un 37 % i en canvi, la tributació mitja de la majoria de la població només ho ha fet en un 1,7%. Per exemple, si Espanya apliqués la política fiscal de Suècia, país amb un més que consolidat estat del benestar i un dels capdavanters en el rànquing de l’Índex de Desenvolupament Humà, ingressaria uns 200.000 milions d’euros extres cada any. Un altre mecanisme per reduir el dèficit consistiria en lluitar contra el frau fiscal, però aquesta voluntat també s’ha manifestat inexistent quan el 25 % del PIB prové d’economies submergides, és a dir, que de cada euro que es genera a l’Estat espanyol, 0,25 no paga impostos.

Com que les retallades en sanitat, educació, dependència, ajudes a les famílies, serveis socials, serveis assistencials, pensions… ja venen sent habituals en els últims temps, res fa pensar que amb l’aplicació d’aquesta reforma s’inverteixi la tendència. Es un insult i una falta de respecte a la intel·ligència de la ciutadania el que es vulgui vendre com a una mesura per salvar l’estat del benestar. Diuen que és per donar senyals de confiança als mercats, però paradoxalment els atacs especulatius al deute públic han continuat, augmentant considerablement la prima de risc. Als mercats no se’ls ha de donar confiança ja que aquests pretenen el desmantellament de l’ens públic i la seva privatització. Se’ls ha de combatre mitjançant mecanismes de regulació, una banca pública amb potestats monetàries capaç d’imprimir diner per comprar deute públic i així disminuir l’interès del mateix, i l’estímul de la economia productiva per part dels estats a partir de l’impuls de la demanda que passa necessariament per una política fiscal redistributiva en profunditat per a enfortir l’estat del benestar i no al contrari. Les polítiques d’austeritat i ajust pressupostari ens porten al col·lapse i a la recessió econòmica. Només cal veure les conseqüències de l’aplicació d’aquestes mesures en els casos dels rescats de Grècia, Irlanda i Portugal.

El brutal desnonament del Clot-Camp de l’Arpa

octubre 19, 2011

Publicat al Butlletí nº 238 de l’AVV Clot-Camp de l’Arpa

Fa uns dies, l’exfiscal anticorrupció i advocat Francisco Jiménez Villarejo afirmava que molt probablement la política de retallades sanitàries que està aplicant la Generalitat de Catalunya pugui reportar responsabilitats penals per al govern. Retallades en sanitat, però també en educació, dependència, serveis socials, ajuda a les famílies…Més que mai, es fa més evident la consigna que s’ha fet habitual en les mobilitzacions de protesta contra les polítiques del govern de Convergència i Unió que diu “què fàcil que és estimar Catalunya quan no s’estimen la majoria dels catalans”.

Això mateix, és el que crec que vam sentir els més de tres-cents veïns i veïnes solidaritzats amb una família del Clot-Camp de l’Arpa que anava a ser desnonada. Es tracta dela família LoyéLoká, la Verónica, l’Eliseo i els seus tres fills, originaris de Guinea Equatorial que portaven vivint al barri més de vint-i-cinc anys. La causa del desnonament no era l’habitual impagament de la hipoteca sinó la sentència judicial que determinava la finalització d’un lloguer de renta antiga. Si el jutge del Tribunal de Primera Instància de Barcelona, els havia donat la raó, l’Audiència Provincial a la qual el propietari va recórrer, dictava la finalització del contracte d’arrendament. Novament, una família humil, treballadora, integrada a la quotidianitat social del barri i que a més havia pagat el lloguer fins el 31 de juliol era desnonada 6 dies abans en favor de la cobdícia dels poderosos, en aquest cas, Alberto Viñas Tous, antic alt càrrec del franquisme, entre d’altres, titular de les catorze vivendes de l’edifici del carrer Andrade on fins a aquell moment viviala família Loyé.

Tot i això, i davant la il·legitimitat flagrant de la sentència judicial, molt veïns i veïnes del Clot-Camp de l’Arpa, així com moltes persones d’altres barris o municipis de l’extraradi que s’havien acostat davant la crida a la solidaritat, ens vam comprometre a aturar el desnonament. Però aquell no era un desnonament normal. Van començar a aparèixer multitud de furgons dels Mossos d’Esquadra que vam acabar comptabilitzant en més de vint, amb un desplegament d’efectius de més de 80 antiavalots. Tot aquest operatiu per fer fora a una família de casa seva. A partir del perímetre creat amb els mateixos furgons, van anar retirant els veïns que s’havien situat davant la porta de la vivenda mitjançant una violència desproporcionada. La tensió anava en augment davant la ràbia i la indignació dels veïns reprimits i d’altra gent solidaria que havia anat arribat i que es concentrava a la part exterior del perímetre policial.  

Tot plegat, va acabar amb la sorprenent estampa dels Mossos escala en mà pujant per la façana de l’immoble i entrant pel balcó. Jo estava allà dalt. Francament, el cor et demanava tirar daltabaix aquell exponent de la opressió, la repressió i de la defensa dels poderosos. Però el cap et demanava serenitat davant una victòria moral que ja havíem conquerit. El millor de la nostra societat estava allà i s’havia oposat al desnonament, armat únicament amb la raó, la dignitat i el compromís. Però el pitjor no havia acabat. L’Eliseo emmanillat en una habitació contigua, la Verònica immobilitzada mentre l’Eliseo, el fill petit de 12 anys escridassava els Mossos per a que deixessin anar la seva mare. Mare i fill, les dues noies que van fotografiar tota l’agressió, i quatre amics de la família vam acabar al menjador asseguts al sofà com si fóssim narcotraficants després d’una batuda antidroga vigilats de prop per sis Mossos, quasi bé, un per barba. Tot això, durant més d’una hora en un espai de no més de30 metresquadrats.

La operació policial va finalitzar amb més de seixanta persones identificades i uns 35 denunciats, segons els mitjans. Sembla ser que a dia d’avui encara no han arribat les denuncies, no obstant, des de la Xarxa de Suport Mutu de l’Assemblea Social del Clot-Camp de l’Arpa s’està fent el seguiment i coordinació de la resposta, com també una queixa formal al Síndic de Greuges. L’Eliseo i la Verònica, tots dos amb un part de lesions sota el braç i al carrer, van anar a viure a casa la seva germana, amb els tres fills separats en diferents cases de familiars i amics. L’Eliseo petit està sota tractament psicològic, per l’impacte de l’experiència patida. Ni el secretari judicial ni els Mossos van elaborar cap tipus de registre notarial dels objectes personals de la família quan van ser portats al dipòsit municipal. Alguns d’aquests els han extraviat.

Però a finals de setembre, el Patronat Municipal de l’Habitatge, els concedia una vivenda en règim de lloguer indefinit. La mobilització social i la solidaritat vers la família de veïns i veïnes, de l’Assemblea Social, d’entitats com l’Associació de Veïns i Veïnes del Clot-Camp de l’Arpa, la FAVB, la Plataforma en Defensa dels Afectats per la Hipoteca o la associació 500X20  donava els seus fruits. No obstant, encara queda molta feina per fer. En primer lloc, depurar les responsabilitats pel dispositiu policial desplegat, que apunten directament al mateix Conseller d’Interior, Felip Puig. En segon lloc, enfortir la mobilització del moviment en contra dels desnonaments sumant el màxim de gent solidària per a que situacions com les viscudes al Clot no es tornin a repetir, alhora que articulem una ofensiva social per a fer efectiu el dret a la vivenda començant per aconseguir aprovar la ILP de la dació en pagament, i contemplant la possibilitat de la ocupació en el cas que una família es trobi al carrer. En tercer lloc, situar a l’opinió pública el debat entorn el qüestionament de la propietat privada i les possibles alternatives existents, de segur, socialment més justes i més sostenibles.

Reflexión desde la úlcera

junio 30, 2011

Publicada en Tercera Información el 15-6-2011

Una de las premisas para ser mejor persona es tratar de leer el mínimo de prensa. Hoy, con más razón. Sin intención de agrandar la úlcera con la Masguardia, veo que el editorial de El Periódico es patético. El concepto de democracia que defienden los indignados es desvirtuado en boca de Artur Mas y los medios. El Parlament es una institución muy frágil, donde lamentablemente no está representado el interés común debido a la preponderancia de los partidos oligárquicos aupados por poderes que escapan a cualquier tipo de control democrático. ¿Quién responde por Isidre Fainé, la estirpe de los Godó, Salvador Alemany o Sandro Rossell? No obstante, esto no ha de restar importancia al hecho imprescindible de tratar de defender en este espacio, como en la calle, nuestras propuestas de transformación social. Aunque se tuvieran que mejorar bastamente los mecanismos participativos del continente, es decir, los parlamentos, el verdadero problema es el contenido, es decir, los políticos oligárquicos. O buena parte del contenido ya que en lo que todos estaremos de acuerdo, es que no todos los políticos son iguales. Porque hay políticos que no creen en la política como coto privado de caza en el que pueden hacer y deshacer a su antojo para favorecer el interés particular de los poderosos. Porque hay políticos que des de la lucha política cotidiana y de base vienen defendiendo des de los tiempos de los tiempos muchas de las propuestas que plantea el Movimiento del 15M. Sin ir más lejos, la propuesta de reforma de la ley electoral o el posicionamiento abiertamente contrario a los recortes sociales. 

La democracia perfecta pasaría por el hábito cotidiano de poder comer jamón y mariscos. La democracia con imperfecciones es aquella que permite al conjunto de la sociedad disponer de un mínimo de condiciones para vivir dignamente. Ninguna de las dos se parece a lo que estamos viviendo. Lo que estamos viviendo, más bien, y en palabras del honorable Mas, es un estado de caos y anarquía, un golpe de estado permanente. Las líneas rojas ya han sido cruzadas, y no las han cruzado los que son las víctimas de la crisis sino los que la han provocado y aquellos que los han legitimado. La violencia la ejerce la minoría de poderosos contra la mayoría de los débiles.

Sinceramente, no creo que el 15M se haya de replantear nada en relación a lo sucedido ayer, ya que ha quedado meridianamente clara la voluntad pacífica del movimiento. Respecto a la violencia, el argumento es parecido al que lamentablemente nos vemos obligados a dar los historiadores cuando hablamos de la guerra civil. A diferencia de la violencia indiscriminada e institucionalizada del 27 de mayo, por no decir, paro, desahucios, recortes, desregulación vulneración del derecho, precariedad estructural, vasallaje a los poderosos y a los mercados, la violencia de ayer a las puertas del Parlament se trata de un hecho residual que no representa en ningún caso al movimiento de indignados. Más bien al contrario, el movimiento ha hecho lo posible para acabar con estas actitudes. Em cambio, ya han sido probados los diferentes movimientos del mismo Felip Puig para desmontar y deslegitimar el 15M con acciones ilegales que pasan por infiltrar policía entre los manifestantes para azuzar y promover actitudes violentas. Como el conseller pretenda llevar a Arcadi Oliveres ante la justicia por tales afirmaciones, me temo que va a acabar en juicio político como tantos vimos durante la época del TOP

Este movimiento ha de ser consciente que arrastra a más gente de la que pudiera pensar. Por tanto, en función de estos recursos disponibles es necesario configurar una estrategia a largo plazo para ir conquistado los objetivos establecidos. El primero, crecer, crecer ,crecer, e impregnar el conjunto de la sociedad de espíritu crítico. En dos días no tomaremos el Palacio de Invierno, dice el tópico. Pero tener presente que éste se empezó a tomar mucho antes, allá por 1905 cuando unos soldados varados en el puerto de Odessa se negaron a comer carne podrida para así empezar a reivindicar lo que creían, eran sus justos derechos.

 

No es nostalgia, idiota. Es memoria.

mayo 13, 2011

Bocadillo señora Paca, un bocado de cultura popular indudablemente de gran valor ético, nutritivo y dietético. Su lamentable y cantada extinción en estos tiempos posmodernos se fecha en el verano de 1981. La democracia estaba asentada y ya no había motivos para el compromiso y la lucha. Yo lo prefiero con merluzines que son merluzas enanas, aunque también se puede preparar con rape o con cachos de lenguado. Se enharina el pescado y se fríe. En otra sartén freímos berenjenas y pimientos a fuego medio tirando a bajo. Es muy preocupante para las persona de bien tener que adjetivar “pan” con el “de verdad”, pero es que sinceramente, no queda otra alternativa. Pues bien, untamos al pan de verdad los doblemente rojos tomates RAF y extendemos una fina película de mahonesa para acabar acurrucando el pescado y las verduras. Finalmente, se presiona con sutileza para que la materia no acabe saliendo por los lados y lograr así un eficiente amalgamamiento. Se come. Evitar sacar fotos o similares, puede dañar el contenido. Otra advertencia, la persona que es capaz de cocinar para sí misma, es decir, que pone a la misma altura el sexo y el comercio, es sin duda persona de fiar. Un ejemplo a seguir, si señor.

Más modélica que ayer pero menos que mañana

febrero 25, 2011

Publicado en LaRepublica.es, Tercerainformación.es y Rebelion.org

Poco más se podrá decir y escribir sobre el 23-F. Cada año nos bombardean con las mismas imágenes, los mismos reportajes y testimonios, y nos hacen vibrar del orgasmo colectivo que supuso el aplomo y la firmeza con que los españoles defendieron la joven democracia. Estos días, cada año des de hace treinta, las palmaditas en la espalda van que vuelan, el 23-F se convierte en nuestro particular mito fundacional que narra un relato perfectamente encajado,  la correa de transmisión que legitima a la perfección la continuidad institucional entre franquismo y democracia. Y todas las dudas y preguntas que pudiera generar este hecho son reprimidas año tras año por este conjunto de épicas batallitas la conclusión de las cuales es que el único enigma del 23-F es que no hay enigma. Ahora bien, yo me pregunto qué pasaría si un día de estos aparecieran por aquellas casualidades de la vida las cintas con las grabaciones de la comunicación telefónica mantenida ya durante la tarde-noche del 23 y la madrugada del 24 de febrero entre el palacio de la Zarzuela y el Congreso de los Diputados.. Sin duda hay aún asuntos por clarificar que difícilmente vayamos a conocer a ciencia cierta.. Episodios difusos como el papel del CESID o al menos el de alguno de sus organismos en relación al conocimiento del golpe, que tan bien definía el que finalmente fue, en el informe conocido como Panorama de operaciones en marcha que en noviembre de 1980 parece ser, fue enviado al Rey, a Suárez, a Gutiérrez Mellado y a Rodríguez Sahagún. O la enigmática postura del secretario de estado norteamericano reforzada a su vez por el estado de alerta roja de sus bases en territorio español, por el despliegue de buques de la VI Flota a lo largo del litoral Mediterráneo o el vuelo en espacio aéreo español de un AWAKS de inteligencia electrónica, todo ello, previo, durante y posterior al golpe. Pero, por encima de todos, cabe preguntarnos qué pasó entre las 21h. cuando los golpistas abandonan RTVE permitiendo a las unidades móviles acudir a la Zarzuela, y las 01:20 h. cuando finalmente el rey emite el mensaje televisado en el que desautoriza el golpe de estado? ¿Por qué espera 4 horas y 20 minutos? Por qué solo 5 minutos antes de que Armada dejara el Congreso? No es que tengamos que esperar 20 años más para que puedan ser consultadas públicamente sino que las mismísimas grabaciones telefónicas de la comunicación Parlamento-Zarzuela entre Armada y Sabino Fernández Campo sorprendentemente fueron extraviadas.

Ante la dificultad de aportar nuevas evidencias que permitan profundizar en el conocimiento objetivo del golpe y su trama, solo nos queda elaborar conjeturas e interpretaciones que mantengan una relación de coherencia con los hechos, evaluar el encaje de la multiplicidad de versiones de los protagonistas y valorar a su vez los diferentes episodios difusos que difícilmente vayan a ser aclarados. El paso de la historia, nos dota por tanto de una mayor perspectiva, nos permite conocer la relación de causalidad de los hechos acaecidos a medio y larga plazo y así soldar mejor las piezas. El 23-F supone la culminación de la Transición, una transición política que supuestamente nos permite sin demasiadas rasgaduras articular las nuevas reglas del juego, un nuevo modelo de convivencia en democracia que nos permite homologarnos a la realidad occidental para así participar de pleno derecho y total legitimidad en la repartición del pastel. Es obvio que este periodo es de vital importancia no ya para legitimarlo sino para tratar de encontrar el patrimonio ético con el cual definimos los valores de convivencia del nuevo sistema. Por tanto, no es de extrañar que la carga mediática para tratar de construir el imaginario colectivo ha ido dirigida a la sacralización y mitificación del proceso transitivo, un proceso razonablemente impoluto que venía determinado por una correlación de fuerzas por la cual no todas las expectativas se cumplieron pero si las esenciales. Es lo que conocemos como el espíritu de la Transición, una  transición modélica y ejemplar llevada a los altares, en el cual el 23-F supone su puesta de largo.

Han sido multitud los discursos apologéticos entorno a la Transición, y des de muchos ámbitos, el político y el de los medios, los primeros. Cabe recordar la monumental obra documental de 1993 La Transición española de Victoria Prego para TVE, que casualmente no incluía el 23-F ya que cortaba con la formación de las primeras Cortes después de las elecciones de 15 de abril de 1977, para culminar en su último capítulo añadido en 2000 con un especial de propaganda panegírica al Rey con motivo del 25 aniversario de su reinado. Sin embrago, siempre hay un discurso que des de un encaje más sutil, un lenguaje más fresco y una perspectiva distanciada y menos dogmatizada logra imponerse como la versión oficial más que de los hechos que perdurarán como mínimo en dos o tres generaciones. Me estoy refiriendo, y esta era la motivación esencial de este escrito, a Anatomía de un instante de Javier Cercas.

Estaremos todos de acuerdo que el dominio del lenguaje por parte de Cercas es admirable. Aunque pudiera pensarse que el fondo es más importante que la forma a la hora de hacer cuajar una idea, en este caso, las excelencias narrativas del autor garantizan ya de salida un primer éxito. Porque una de las claves es sin lugar a dudas la capacidad comunicativa y Cercas la domina a la perfección. Por tanto, de la capacidad de difusión se establece la relevancia de la tesis que quiera expresar. Javier Cercas es muy consciente de que su obra no aportará nuevas fuentes, hecho que le lleva a plantearse nuevas (o no) interpretaciones y puntos de vista. El autor juega con la ficción coherente, es decir, por falta de evidencias documentales establece una construcción ficcional pero no necesariamente falaz por ser fruto de una relación causal razonable. En definitiva, construye un juego de espejos donde los protagonistas ven reflejado su antagónico, a partir del conjunto de percepciones de estos. A partir de la foto finish de la toma del Congreso cuando Tejero grita el quieto todo el mundo, establece las trayectorias vitales de los únicos parlamentarios que no se echan al suelo. Adolfo Suárez, Gutiérrez Mellado y Santiago Carrillo tejiendo a su vez una especie de paralelismo con, podríamos decir, los protagonistas del otro lado, Armada, Milans del Bosch y el Teniente Coronel Tejero. Lo primero que llama la atención en todo ello es que entre estos personajes, diríamos protagónicos de la Transición no aparezca el rey. Estaremos de acuerdo que su figura, su trayectoria, percepciones y objetivos son clave para entender no únicamente el 23-F sino el proceso transitivo, más aún, des de la perspectiva de deificación actual que nos aporta la distancia. El autor no le presta la atención debida. No se plantea las hipótesis o conjeturas entorno a lo que le era o no  más provechoso con el triunfo o no del golpe. De hecho pasa de puntillas a mi entender, de forma consciente, sumándose así al discurso de silencio colectivo entorno a su figura. En definitiva, acaba reproduciendo el discurso oficial legitimador de la reforma que no ruptura de la democracia con la dictadura. La figura del rey es incuestionable y en ella reside el éxito de la Transición. Además, aunque no fundamental, sí que es sintomática la tesis que más abiertamente nos planeta el autor que no es otra que el discurso apologético de Suárez, que a pesar de su pasado franquista, de trepador, arribista, “chisgarabís ignorante y superficial” hemos de agradecerle, según el autor la concesión democrática.

Es cierto, como dice, que la Transición no fue un pacto de olvido, al contrario se recordó mucho, los recuerdos de la guerra civil y de la represión estuvieron muy presentes. Se recordó, se recordó para crear las condiciones del negocio entre las partes, se pactó la “transacción” con la Ley de Amnistía de colofón, y se echó todo al baúl de los olvidos, barnizado todo con el discurso de la “buena memoria”, que no es otro que el de la Transición modélica. Es obvio que para olvidar era preciso recordar. Y con el discurso de la “buena memoria”, articula Cercas su visión de un proceso que según él fue sin lugar a dudas rupturista, minimizando así el conflicto por el cual cree, se cedió en lo accesorio para no ceder en lo fundamental. Dicho de otra forma, que el sistema político que nacía de las fauces de la bestia, era en lo esencial idéntico al que fue derrocado en 1939. Sin embargo, la documentación aportada por Ferran Gallego en El mito de la Transición demuestra más bien lo contrario. Deja meridianamente claro que la democracia no rompió institucional ni legalmente con el franquismo, ya que fue éste quien tutelo y controló todo el proceso, además de mantener el continuismo de una institución central: la monarquía. Además y en relación a lo que no se consiguió, el autor alude al recurso tradicional de la correlación de fuerzas. Pero falta acceder al archivo y a la hemeroteca para comprobar que la oposición democrática, mejor dicho, sus cúpulas no tuvieron en los momentos claves un verdadero convencimiento de modificarla, lo que Manolo Vázquez Montalbán llamaría la “correlación de debilidades”.

Cabría preguntar a Javier Cercas donde encontramos el sedimento democrático, el patrimonio ético en la construcción de la nueva legitimidad. Porque el principio fundamental y el verdadero espíritu de la Transición no es otro que el de la impunidad equitativa, la equiparación moral entre los vencedores y vencidos de la guerra civil.  Por tanto, es evidente que en ningún caso podemos hablar de ruptura. ¿Puede haber consenso y reconciliación sin justicia? Su retórica del “no pero sí”, del “no fue todo lo que podía haber sido pero ahora podemos estar moderadamente satisfechos de cómo ha acabado”, es decir el tiempo cerrará por si solas las heridas sin que tengamos que afrontar el conflicto, denota su inapelable adscripción al discurso triunfalista de la “buena memoria, i en gran parte, también su amable benevolencia con el partido que resultó triunfador en este proceso.

Este cierre en falso de la Transición ha ocasionado que 35 años después de la muerte del dictador haya sido imposible iniciar ningún tipo de investigación en relación a los crímenes del franquismo, blindados por la lectura que de la Ley de Amnistía efectúa buena parte de una judicatura que mantiene las trechos característicos de un régimen totalitario. Ha consagrado un modelo de estado que sigue teniendo enormes dificultades para descentralizar la toma de decisiones y su gestión, que sigue y sigue sin solucionar el conflicto político vasco, que entroniza el bipartidismo en forma de turno pacifico negando así cualquier opción política alternativa, que ha consolidado los privilegios de la burguesía, especialmente, la oligarquía financiera, en forma de ataques continuos e indiscriminados al estado del bienestar. Este es el nuevo tejerazo fruto del viejo tejerazo en la nueva época democrática en que vivimos

Premisas en torno a la reforma de las pensiones

enero 28, 2011

 Publicado en LaRepublica.es, en Tercerainformación.es y en Rebelion.org

1- Soy de CCOO des de hace más de 10 años y seguiré siéndolo por mucho tiempo. CCOO ni el sindicalismo son mis enemigos, estos son las herramientas de la clase trabajadora. No obstante, la actitud crítica ante el estado de la cuestión ha de ser inherente a las expectativas de progreso intelectual y transformación social. Ésta no se contrapone a la responsabilidad, más bien la fortalece.

2- Creo honestamente que el acuerdo sobre pensiones es muy malo, más si lo situamos en el contexto de involución social estructural. Sobre todo, por lo que hace a una reforma laboral que no se ha modificado en ningún punto.  Nadie que haya estado en contra de la propuesta del gobierno, puede ahora avalar este acuerdo. Todo lo que hemos escrito, escuchado o leído estos días acerca de esta reforma y en relación a la profunda precarización de la vida de los trabajadores que producirá, no dejará de pasar con este acuerdo. Esta reforma generará estados de pobreza en los sector mas débil de la sociedad.

3- El elemento determinante no es el aumento de la edad de jubilación, que precisamente es lo que más ha publicitado el gobierno. El elemento que determinará la situación de exclusión y pobreza del sector social más débil, es sin duda el aumento del cómputo de cálculo de la pensión de los últimos 15 años a 25. Esto provocará reducir sustancialmente el montante de la pensión. Sobre todo si tenemos en cuenta un escenario de precariedad laboral acuciante, de temporalidad, de flexibilidad en las condiciones de trabajo, de contención salarial en progresión y de un paro estructural muy superior al que teníamos antes de la crisis. Todo ello consagrado por una reforma laboral que se verá complementada por la más que posible reforma de la negociación colectiva. Con esta se persigue un ataque sin precedentes al sindicalismo entendido como clase trabajadora organizada que reivindica y trata de ampliar sus derechos.

4- Las correlaciones de fuerza no viene dadas. Se generan por la relación que quiera establecer el uno con el otro y el otro con el uno. Por tanto, esta correlación no está sujeta únicamente al indudable e inmenso poder del capital y sus títeres, también depende de nuestra propia voluntad de cambiarla. Nuestra fuerza nace de asumir con naturalidad y elaborar la síntesis de la contradicción entre la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad. Podemos, o al menos debemos intentar cambiar esta correlación de fuerzas

5- La ética de la responsabilidad nos exige un acuerdo para que el retroceso no sea tan acentuado. Pero el retroceso ya es manifiestamente acentuado con el acuerdo, se mire como se mire. Más si tenemos en cuenta el retroceso sufrido des de la primera reforma de las pensiones de 1985, que dicho sea de paso, sí se contestó con una huelga general. Por tanto, la ética de la responsabilidad nos sitúa a la defensiva. Situándonos a la defensiva dificilmente vamos a cambiar la correlación de fuerzas.

6- La ética de la convicción nos permite actuar en un plano estratégico para dejar de situarnos a la defensiva. Para ello se deben articular discurso, contestación y alternativas. Estas deben canalizarse necesariamente mediante la movilización que sin duda ha de fortalecer la clase trabajadora organizada. De este modo se podrá variar la correlación de fuerzas. El modelo pactista es actualmente caduco.

24 de enero de 1977

enero 25, 2011

 Publicado en LaRepublica.es,  y en Tercerainformación.es

Con motivo de la matanza de Atocha de 24 de enero de 1977 donde fueron asesinados los abogados laboralistas Francisco Javier Sauquillo Pérez del Arco, Enrique Valdevira Ibáñez y Luís Javier Benavides Orgaz, el estudiante de derecho Serafín Holgado de Antonio, y el administrativo Ángel Rodríguez Leal, e hiriendo a cinco más, todos ellos de CCOO y muy vinculados al PCE, el periódico Le Monde publicaba “España se ha convertido en la sede de actividades de la Internacional fascista, donde al servicio de la contrarreforma, actúan con impunidad agentes italianos mezclados con las camadas negras españolas”.  Con la misma fuerza que reivindicamos la memoria de estos luchadores de la clase obrera, denunciamos lo poco ejemplar y modélica de la Transición española, y cómo el instigador de tal barbarie, el que fue ministro de la Gobernación, el camaleónico Martín Villa  aún campa libre y brincando de consejo de dirección en consejo de dirección de las más importantes empresas españolas.

Cabe recordar también como unos días antes, mientras se liberaba a los asesinos de Montejurra, Arturo Ruiz era asesinado por un grupo ultraderechista en una manifestación pro-amnistía. Al día siguiente, en una manifestación de repulsa por lo sucedido el día anterior, la policía mata a la estudiante Mari-Luz Nájera.

Entre otras, la estrategia de la tensión orquestada des de las cloacas del Estado por el gobierno reformista garantizó un proceso controlado y tutelado que impidió cualquier tipo de ruptura con el entramado institucional franquista. La comunión de fuerzas entre la extrema derecha española y elementos afines a la secreta y anticomunista organización Gladio gozaron de total impunidad. El reformismo franquista inundó las calles y las cárceles de represión, violencia y muerte, fomentando así la guerra sucia para presentarse a sí mismo como la única opción viable para dirigir el proceso al desplazar con gran perversión el debate entre legitimidad del régimen o rechazo de la misma hacia la dualidad inmovilismo o reforma.

La Transición modélica y ejemplar que tan interesadamente nos relató Victoria Prego cuenta a espaldas de nuestra “recién nacida” democracia, la friolera de más de 600 muertos de conciencia política, entre la muerte del dictador y la victoria socialista de 1982, según el reciente estudio de Mariano Sánchez Soler “La Transición sangrienta”.

Es justo que continúen apelando al espíritu de la transición, que se siga reconociendo como modélico y ejemplar un proceso que no sólo atentó contra la dignidad de los perdedores de 1939, sino que además entierra la memoria de las victimas al menospreciar el coste humano de aquellos que durante el devenir mismo del proceso lucharon por un régimen democrático y de libertades?

El origen de las migraciones modernas

enero 21, 2011

Recordemos a Marcelino, hoy

enero 20, 2011

Publicado en Veu Rebel n. 31, en tercerainformacion.es, y en larepublica.es                      

    Asistiremos a la autoconstrucción de un dirigente obrero, que luchó como peón de la Historia en la Guerra Civil, y que, a partir de la derrota personal y de clase, se movió como un héroe griego positivo, en la lucha contra el destino programado por los vencedores, personal y coralmente…Toda su vida será un trabajador que considera que el mundo no está bien hecho. Es decir, que no está hecho a la medida de los débiles”.

Manuel Vázquez Montalbán, en el prólogo a Confieso que he luchado.

 

 

En la época de la doble moral, la doble verdad y la doble contabilidad, la nobleza, la entrega, la honradez, el compromiso o el sacrificio son valores que lamentablemente se cotizan a la baja. Por ello, si además hay otro aspecto a destacar en la figura de Marcelino Camacho, que forjará el carácter de su personalidad y marcará el devenir de su vida des de que con 17 años se afiliara al Partido Comunista de España, sin duda será la coherencia entre el decir y el hacer. Por eso, al cabo de los años, y ahora, poco después de su muerte, se le sigue considerando como viva expresión de los valores ético-políticos por los que combatió. Valores que, no cabe decir, siguen hoy más vivos que nunca. Un dirigente que entregó toda su vida a la lucha por la sociedad que él creía más justa, que asumió con naturalidad el conflicto entre la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad, que se entregó a sus convicciones sin ponerse él mismo como excepción de lo que pregonaba, a diferencia de lo que hicieron muchos otros. Se incorporó al Partido siendo aún un adolescente, combatió en la guerra en el Cuerpo de Transmisiones, sufrió la represión, el exilio y en repetidas ocasiones, la cárcel (hasta 14 años). Recuerda con mucha emoción cuando hizo descarrilar la locomotora nº 531 junto a un grupo de ferroviarios en La Rasa (Soria), su pueblo natal, para impedir la comunicación de las tropas franquistas con Madrid. Un obrero del metal que compartió con sus compañeros los problemas cotidianos de la clase trabajadora, De ahí nacieron las Comisiones Obreras, en las mismas fauces de la bestia. El sindicato de clase y sociopolítico que se convertiría en el azote del franquismo a la vez que luchaba por la mejora de las condiciones de vida de la clase obrera. Todos lo recordamos especialmente por lo acaecido en el Proceso 1001, cuando la dirección de Comisiones Obreras fue detenida en bloque a mediados de 1972 y juzgada un año y medio más tarde, que coincidiendo con la plusmarca en salto de altura conseguida por el presidente del gobierno, hacía presagiar lo peor. Condenado a 20 años, fueron finalmente tres y medio que ni nos domaron, ni nos doblegaron, ni nos van a domesticar. Marcelino Camacho ha sido llamado el padre del sindicalismo moderno español, por supuesto, un sindicalismo autónomo pero no apolítico. Porque el dirigente sindical, fue también dirigente comunista. Su realidad, la realidad de los débiles, de los vencidos le hizo familiarizarse con los conceptos de plusvalía, capital, lucha de clases… Porque entendía que más allá de la lucha por unas condiciones dignas de trabajo, era imprescindible fundamentar un proyecto político que lograra emancipar la clase trabajadora

Un carisma forjado en mil batallas, su extrema sensibilidad y empatía, su transparencia en el decir y en el hacer, su austeridad y asepsia ante los cantos de sirena del poder, y su solidez intelectual e ideológica, le dotan de una talla moral referente. Su gran amigo y discípulo Agustín Moreno lo presentaba ante los chicos de un colegio de Fuenlabrada “buscadle en Internet, en el Larousse y cuando venga aquí, si veis a un abuelo apacible, no hagáis caso de las apariencias. Marcelino Camacho es importante, muy importante, aunque no es rico, vive modestamente y hoy no tiene poder sindical ni político directo. Pero es un personaje histórico y una persona indomable, que no se ha plegado nunca ante nadie”.

Cuando recordamos a Marcelino Camacho, es difícil poder escapar de la mirada apologética. Esto es fruto de la profunda relación de causalidad que existe entre los valores que proclamó y la vasta tarea ejercida como representante del conflicto de una época, de un país y de una clase social. Por ello, Marcelino Camacho es símbolo, es patrimonio de todos aquellos que luchamos por una sociedad mejor, justa, solidaria e igualitaria. Me es imposible no recordar en estos momentos de degeneración moral e involución social a destajo la primera Huelga General de 1985 convocada por las Comisiones Obreras dirigidas por el líder sindicalista ante la reforma de las pensiones que proponía el gobierno socialista de Felipe González. Por favor, recordemos a Marcelino Camacho y obremos en consecuencia. Porque  “siempre adelante, hay que seguir luchando, si uno se cae hay que levantarse”.

El pal de paller de l’estat del benestar

enero 11, 2011

Publicat al n. 234 del Butlletí de l’AVV El Clot-Camp de l’Arpa

En poc menys d’un any el govern del PSOE ha dut a terme un conjunt de mesures que no sols suposen un atac flagrant als drets socials de la classe treballadora, sinó que donen per finalitzat el procés de desmantellament de l’estat del benestar engegat a principis dels anys 90. En poc menys d’un any, el govern del PSOE ha retallat de forma desmesurada la despesa pública en protecció social amb la supressió del xec nadó, amb la reducció i restricció de les ajudes per dependència, amb la congelació de les pensions per al 2011. Ha rebaixat un 5% els sous de metges, professors, professionals del sector assistencial, educadors i treballadors socials, així com el dels treballadors de les empreses públiques que donen serveis estratègics necessaris presents en la nostra quotidianitat. Ha aprovat per decret-llei una reforma laboral que consagra la temporalitat, que no només abarateix fins a la gratuïtat l’acomiadament sinó que el subvenciona a compte del Fons de Garantia Salarial (FOGASA), que augmenta les causes del mateix fins al punt que aquest es consideri justificat quan l’empresari pugui preveure futures pèrdues, que menysté la negociació col•lectiva prioritzant la seva descentralització i arribant a quedar el conveni sense efecte quan es doni aquesta hipotètica previsió de pèrdues, que rebaixa les quotes empresarials a la seguretat social, que regula la funció de les ETT en sectors com l’administració pública, que criminalitza els aturats amb l’enduriment del manteniment del subsidi. Cal dir que aquesta reforma laboral que va ser contestada amb una exitosa vaga general, va venir acompanyada d’una brutal ofensiva antisindical característica del més autoritari dels règims impulsada amb meritòries excepcions per gran part de la classe política i dels mitjans de comunicació. A això cal sumar-li uns Pressupostos Generals de l’Estat per a 2011 marcadament antisocials caracteritzats per la màxima de qui més té no és qui més paga.

En plena guerra civil contra els controladors aeris, l’última mesura abordada pel govern espanyol per tractar de calmar els atacs especulatius al deute públic (que en una setmana va arribar a doblar l’interès que es paga pel deute públic alemany fins a situar-se en un 5,4% i que el diari Público xifrava en 3.000 milions d’euros de pèrdues per a les arques públiques) ha estat l’eliminació de l’ajuda de 426 € als aturats, la privatització d’AENA (principalment, la gestió dels aeroports del Prat i de Barajas) i les loteries, la reducció d’impostos a les Pymes (empreses de fins a 250 treballadors) i la cessió de les politiques de foment del treball a empreses privades de col•locació.
Finalment, el 28 de gener, el Consell de Ministres té la intenció de presentar la proposta de reforma del sistema públic de pensions per tal de reduir-ne l’abast i la cobertura, es a dir, pagar menys pensions. Les mesures principals són la d’allargar l’edat legal de jubilació als 67 anys i la d’allargar també el període de càlcul per a la base reguladora que ens donarà la quantia de la pensió, dels actuals últims 15 anys cotitzats a 20 o 25. Finalment es proposa que enlloc dels actuals 35 anys de cotització per rebre el 100% de la pensió, en siguin 40. Amb aquesta reforma, l’Estat espanyol compleix tot el paquet de mesures d’aprimament de l’estat social obligades per les polítiques d’estabilització pressupostària de la Comissió europea resumides en la sacra política del dèficit 0 ( com si els estats haguessin de ser empreses en busca del benefici), i recomanades pel Fons Monetari Internacional amb l’objectiu d’injectar confiança als mercats. Però, quina és la realitat de les pensions a l’Estat espanyol? Com és que els reiterats pronòstics de fallida del sistema públic de pensions elaborats pels grans lobbys financers han quedat en això, en simples pronòstics, davant la indiscutible fortalesa financera de la caixa de la seguretat social?
El sistema públic de pensions s’ha de reformar, es veritat. Però s’ha de reformar per pagar més pensions, durant més temps i d’una major quantia. En aquests moments, l’Estat espanyol destina el 9 % del PIB a les pensions, molt per sota de la mitjana de la U.E-15. Actualment, la situació financera de la seguretat social és positiva. Ha generat un superàvit (ingressa més que gasta) de 8.000 M.€ l’any 2008 y uns altres 8.000 M.€ el 2009, essent la previsió per al 2010, amb el 20 % d’aturats (el 40 de joves), de 2.700 M€. Cal afegir a això que el Fons de Reserva puja a uns 60.000 M€. Totes aquestes dades positives, en un sistema en que l’atur estructural (aquell atur que per les peculiaritats d’una economia, es considera inherent a aquesta) és del 10% essent l’actual del 20% ( menys actius ingressant i més actius gastats fruit dels subsidis), ens dona encara més arguments per demostrar la sostenibilitat del sistema públic de pensions i reivindicar una reforma encaminada a pagar més pensions.
Però per contra, el govern i els lobbys financers introdueixen el factor del creixement demogràfic i l’augment de l’esperança de vida per argumentar que en aquestes condicions, el sistema farà fallida en 40 anys. No es estrany, doncs els bancs aspiren a una privatització de la protecció social (protecció per qui la pugui pagar) per fer-se amb el mercat dels productes de previsió i plans de pensions, que de fet el govern ja n’està potenciant el consum amb importants desgravacions fiscals. Però com apunta el professor Vicenç Navarro, en la proporció d’ 1,75 treballadors per jubilat que es donarà d’aquí a 40 anys (actualment es de 4 a 1), els economistes de FEDEA (la fundació més important dels sector financer espanyol) no tenen en compte que fruit del lògic augment de la productivitat, “en 2050 cada trabajador producirá mucho más del doble de lo que produce un trabajador ahora, con lo cual podrá sostener más del doble de pensionistas que ahora.”
Abans de retallar de forma dràstica els mitjans de subsistència del sector més dèbil de la societat, no seria més lògic aprofundir en el desenvolupament dels serveis públics de l’estat del benestar (sanitat, educació, llars d’infants, serveis socials, assistencials i de dependència, polítiques de vivenda pública i foment del treball) per generar més ocupació, i per tant, més cotitzants. O avançar cap a un canvi de model productiu alhora que un procés de reorganització industrial (formació, inversió en I+D i eficiència en la organització del treball ). O una reforma estructural que permeti al 48 % de les dones que estan fora del mercat de treball integrar-se amb plena igualtat de condicions i amb un màxim respecte pels seus cicles vitals. O d’altres mesures més concretes com la de no sucumbir al xantatge empresarial dels ERO’s que et prejubilen als 52 anys, la d’augmentar les cotitzacions socials dels empresaris (al contrari del que pretén la reforma laboral), o la pròpia modificació del règim de cotitzacions per a que aquesta sigui progressiva i no regressiva, ja que actualment, tots els cotitzants independentment de la seva renta, cotitzen el mateix (4,7, 1,55 i 0,10). Fins a la situació insultant per la qual a partir d’un tope de renta es deixa de cotitzar. Finalment, hem de continuar acceptant el dogma freqüentment generalitzat de que l’autofinançament és la única via d’ingrés a la caixa de la seguretat social? Seria possible posem per cas, finançar-la amb un impost que gravés les rendes del capital?

El sistema públic de pensions forma part d’un sistema de prestacions socials que té com a finalitat assegurar mitjançant polítiques redistributives el benestar de les persones que ja no estan en condicions de treballar. És un dels pilars fonamentals de l’estat del benestar, i per tant, un valor d’interès general i de prioritat política el qual no pot convertir-se en cap cas en un negoci. Aquest sistema no és només sostenible sinó que encara ha d’eixamplar més la seva cobertura per a que els treballadors que han construït el nostre present, puguin viure el futur amb dignitat.